Mantenimiento de radiadores

cambio radiadoresYa ha llegado el frio. El otoño está haciendo su función, traer los primeros días de frio. Y no es de extrañar que ahora nos acordemos de preparar la calefacción para el tiempo invernal. Por lo tanto, es ahora cuando debemos poner a punto nuestros radiadores para evitar futuros problemas.

DICOMAN, como empresa especializada en gas y calefacción con más de 24 años de experiencia queremos hacerle una serie de recomendaciones para el correcto funcionamiento de sus radiadores como para su confort y ahorro energético.

Mantenimiento de radiadores

¿Cuantas veces le han dicho si ha purgado los radiadores? Pues sí, la primera razón para un mal funcionamiento de un radiador es que tenga en su interior aire. El radiador está lleno de agua que cuando se calienta a través de la caldera hace que coja temperatura el radiador y por consiguiente transmite el calor de la instalación al ambiente. Si está con aire el radiador, éste no se calienta y por tanto tampoco se calienta la vivienda. La acción de quitar el aire de los radiadores se denomina purgar. Esta acción debe realizarse siempre en frío para evitar quemaduras en la piel, ya que la temperatura del agua de un radiador puede llegar normalmente hasta los 80 grados.

cambio radiadoresOtro punto a tener en cuenta en la observación del radiador es que no tenga ninguna mancha de óxido. Normalmente se producen por una pequeña fuga de agua del interior del radiador casi imperceptible, que poco a poco va oxidando el exterior de nuestro radiador. De tenerla, debería ponerse en contacto con un profesional para determinar la causa de dicha mancha y evitar males mayores. Ya lo dice el refrán, “quien no acude a la gotera acude a la casa entera”

¿Quién no ha puesto algo encima de un radiador para que se seque antes? Esto es muy común, el colocar ropa recién lavada para que se seque antes, o colocar la toalla antes o después de la ducha. No es que no se pueda, para ello existen los radiadores toalleros para tal efecto, pero hay que tener en cuenta que un radiador cubierto no transmite calor al ambiente. Una vez seca la toalla se debe retirar del radiador para que exista ese intercambio de calor al ambiente.

Y de igual modo, un radiador cubierto por cortinas o por muebles decorativos nos resta calor al ambiente y por tanto nos afecta al ahorro energético y a nuestro bolsillo. También pintar en demasía un radiador dificulta la emisión de calor. Aumentar un grado la temperatura del agua supone aproximadamente un 10% extra de energía.

Si tenemos una instalación comunitaria, debemos saber cuándo están vacíos los radiadores y cuando llenos para realizar los diversos trabajos de mantenimiento. Normalmente un mes al año se vacía la instalación para trabajos de mantenimiento como arreglos o cambio de radiadores dañados y al término se procede al llenado y posteriormente el purgado.

Todas estas explicaciones se pueden resumir en estos cuatro puntos:

  •  Purgado del radiador. Nos aseguramos así que el agua circula perfectamente y el radiador producirá el calor.
  •  Realizar el purgado en frio. Te evitaras quemaduras innecesarias.
  •  Evita cubrir los radiadores con cortinas o muebles. Dificultan la transmisión de calor al ambiente.
  •  No pintes los radiadores. A más capas de pintura peor transmisión de calor.

Esperamos que estos consejos le sean de utilidad y siempre que tengan una duda consulte a un profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.