Como cuidar mi caldera

Mantenimiento calderasAunque hagamos esa revisión periódica anual a nuestra caldera por parte de una persona cualificada, la cual nos diagnosticará, limpiará y nos dejará la caldera en perfectas condiciones de uso y consumo, no es más que una visita al año. El resto del año somos nosotros los que tenemos que mantener nuestra caldera en perfectas condiciones. Obviamente no en los mismos términos que lo haría un técnico pero si en otros aspectos que vamos a detallar.

Como cuidar mi caldera

Vigilar la presión

Un dato a vigiar es el nivel de presión de agua en el interior de la caldera. Según el fabricante puede variar la presión recomendada pero normalmente siempre es entre 1 y 1,5 bar. Esta medición se debe realizar con la caldera en frio ya que cuando se ha usado y el agua se calienta, esa presión sube de nivel. No es necesario estar vigilando este dato todos los días, con que lo revisemos una vez al mes es más que suficiente.

Si observáramos que está por debajo del nivel recomendado, subiremos la presión abriendo el grifo de llenado de la caldera hasta alcanzar el nivel recomendado. En caso contrario, de estar más llena de lo normal, desde un purgador de un radiador cualquiera de la instalación se puede retirar agua para bajar el nivel de presión. Ahora si observamos que el nivel de presión se baja o se sube en un corto periodo de tiempo, habrá que llamar a un técnico para que nos compruebe la caldera o nuestra instalación.

Señales de advertencia

Estas señales pueden ser de dos maneras. Algunas calderas disponen de un panel Fallos calderadigital, el cual nos puede llegar a indicar algún tipo de incidencia que haya podido ocurrir en nuestra caldera. Las más graves suele acompañar con la desconexión de su funcionamiento y otras menos graves con un rearme automático y posterior funcionamiento. Otro tipo de señales suelen ser las observadas por nosotros mismos como ruidos extraños, goteos esporádicos o funcionamiento irregular de la caldera.

Ante estos casos es aconsejable la visita de un técnico para verificar el funcionamiento del aparato.

Utilización de otros aparatos cerca de la caldera

Si la caldera se sitúa en la cocina, ya sabemos los instaladores, que hay casos que por motivos de tamaño y/o distribución de la cocina, hay que instalarla tal vez en un lugar no muy aconsejable pero que no hay otra solución. Pero si la caldera ya está instalada y modificamos nuestra cocina tenemos que tener en cuenta algunos aspectos.

No instalar grifería debajo de la caldera. El vapor de agua que produce el agua caliente sube y se introduce en el interior de la caldera pudiendo perjudicar el sistema eléctrico de la caldera si esta no tiene la protección adecuada para estos casos. En las características de nuestra caldera nos aparece que tipo de protección eléctrica tiene nuestra  caldera. Recomendada la protección IPX5 para estos casos, al igual que en el caso de estar instalada la caldera en el exterior para protegerla de las humedades producidas por lluvias o nieblas.

No utilizar aparatos de cocción debajo de la caldera. Aparatos como planchas o parrillas eléctricas que al utilizarse producen vapores grasos de los alimentos, que al igual que el vapor de agua en los grifos, se introducen en el interior de la caldera ensuciando de grasa los componentes de la caldera.

No instalar aparatos eléctricos debajo de la caldera. Aunque esto no perjudica a la caldera, si puede ser al contrario. Nuestra caldera podría tener en un momento dado una pérdida de agua cayendo encima de nuestro aparato eléctrico ocasionando un cortocircuito en caso de estar funcionando.

No esperar en caso de pérdida de agua

En caso de que nuestra caldera estuviese perdiendo agua, ya sea de forma continua o en un momento aislado, se recomienda avisar al técnico para que nos compruebe la caldera. Un goteo cogido a tiempo puede resultar más económico en nuestra factura de reparación que esperar a ver si se soluciona solo. No es lo mismo cambiar una junta que se haya podido estropear que cambiar la pieza entera por haberse oxidado o cubierto por una placa de cal. Ese goteo puede también afectar a otros componentes de la caldera y tener que sustituir alguna pieza más por no haber avisado a tiempo.

En periodos de ausencia

Si vamos a ausentarnos una temporada fuera de nuestra vivienda, independientemente de que dejemos el agua corriente y/o el gas cortados, la caldera no es recomendable desconectarla de la red eléctrica. Las calderas actuales disponen de sistemas de seguridad para que en casos de largas ausencias no provoquen la formación de cal en su interior o congelación del agua interna en caso de épocas invernales.

 

Niveles de temperatura

Tampoco es recomendable aumentar considerablemente el nivel de temperatura Mantenimiento calderade nuestra caldera para la obtención de agua caliente sanitaria en nuestros grifos. El agua al estar a más temperatura produce más depósitos de cal perjudicando nuestra caldera además de nuestro bolsillo al aumentar el gasto de combustible, para luego mezclar con agua fría y dejarla a nuestra temperatura de confort. Dejando el nivel de temperatura en la caldera sobre los 45º como máximo ahorraremos en nuestra factura y en calidad de nuestra caldera.

En resumen, si mantenemos vigilada nuestra caldera observando sus niveles cada cierto tiempo y ante cualquier anomalía ponernos en contacto con nuestro técnico, no solo alargaremos la vida de nuestra caldera sino que ahorraremos en nuestras facturas.

Infografia

Nuestra empresa está a su entera disponibilidad para hacernos llegar sus dudas o avisos de avería o mantenimiento si los considera necesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.